jueves, julio 17, 2008

Gastón me dice, cuando entro a la oficina, al ver mis ojeras: “¿No te parece que deberías dormir de vez en cuando?”. “No se puede dormir mucho, con el tiempo que pasamos acá casi no nos queda nada para vivir, si dormimos”. “Pero vos te zarpás. ¿Qué, te anunciaron una muerte temprana?”

6 comentarios:

kurubeta dijo...

serás ainda formosa aun resakeada señorita seguro, saluditos osculantes!

Maguila dijo...

Había leído "orejeras" en lugar de "ojeras", y mi comentario iba en esa dirección, por suerte releí y eludí el ridículo en el último minuto, pero ahora no se que decir, tiene razón Santiago, digo Gastón.

Vero dijo...

Se agradece el cumplido, Kuru. ¡Jua! Orejeras, bueno, trato de evitarlas, en lo posible. Las otras, qué le voy a hacer, no es precio muy alto portar el azulado bajo los ojos si hubo buena noche. No, qué va a tener razón (¿no es convincente mi argumento?, yo estoy persuadida). Pero me hizo reír, eso sí.

Rain dijo...

Ojeras azules mejor que grises :)

Yo veo a chicas con ojeras y me despiertan simpatía. Ah, de todos modos cuídate, cuidémonos :)

Vero dijo...

Azuladas o violáceas. Y se suma a que, no sé por qué, ímpetu sanguíneo será, casi siempre ando con las mejillas rosadas onda Heidi. Colorida. Me cuido, con intermitencias, ji. Besos.

inx dijo...

Decía una vieja pariente, cuando tenía mucha actividad "hay que dormir apurado" ¿Será eso, Vero? No, no es cielo ni es azul...