sábado, junio 10, 2006

Combustión espontánea

A partir de anoche, varios vecinos blogueros se han hecho acreedores de una cara (de una cara cierta, habría que agregar, ya que suelo adjudicar caras a troche y moche cuando leo) en mi imaginario. Y de una voz, y de unos modos. Raro eso de encontrarse con gente que uno nunca vio, pero que a la vez conoce de mí algún detalle (y viceversa), la puntilla del vestido pero no el modelo completo, un primer plano pero fuera de cuadro. Fander (de Et in Arcadia Ego) decía hace un tiempo que según su experiencia todos son más o menos como se muestran en los blogs. En este caso, para mí, fueron más. A las 8 y cuarto de la noche llegué a la pizzería. Hoy a las 6 de la mañana desalojé a Julio de mi lugar en la cama.

Uno ocupa muchas horas, muchos días, mucha vida, con actos que lo dejan vacío, imposibles de recordar porque se pierden entre otros idénticos. Entonces pasa algo así, nada espectacular, esto, un diálogo, palabras siamesas enlazándose después de dejar distintas bocas (shiatsu, Kafka, parientes en Entre Ríos, Zama). Reconforta. “Ah”, piensa uno, “ahora me acuerdo, la vida era también esto”.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

aqui decimos: "a inveja é uma merda" ( la envidia es una mierda). Estoy que me muero de envidia, pero em agosto o setiembre estaré por ahi!

Silvia Sue dijo...

¡Yo también, Maray!
¡Vamos, todavía, las rezagadas!

Anónimo dijo...

y yo.
Además descubrí con un escalofrío recorriendome la espalda que no soy en absoluto soberana sobre mis dias y mis noches.Por ej: la niña menor llega de su clase de circo con dos amigas a dormir alegremente diciendo las tres, "armamos programa!!!".
¿y el mío? ¿y yo? eh???????
Nada, me puse el camisón a las 9 y comí pizza con vinito tinto. Buuh

inx dijo...

Perfecta síntesis, Vero. Parece la recorrida diaria de link en link, de voz en voz, de cara en cara. Un beso.

Carlos dijo...

qué placer, qué placer... no sé, no hay muchas palabras, juntémonos otra vez, lo antes que se pueda.

Vero dijo...

Maray, qué gusto va a ser, avisá, che.
SS, qué te puedo decir, la experiencia fue indescriptiblemente más de lo que esperaba. Nos vemos, entonces.
Daniela, qué bueno tenerte por acá. Ayd me dijo que venías, ayer, una pena que no hayas podido, pero seguramente se va a repetir pronto.
Gracias, Inés, Carlos. Ustedes fueron tan encantadores, yo quedé, en consecuencia, encantada de conocerlos. Sí, Carlos, por ahí, yo pensaba (pero me daba vergüenza decirlo, cuándo no, menos mal que hiciste punta), en un mes, o algo así, ¿no? ¡Jua jua! ¡Somos unos ansiosos! Coordinamos las coordenadas más adelante. Besos.

Anónimo dijo...

perfectirijiste la realidosa!
allá estoy escribiendo bobadas y luego leo tu post.
Beltráaaannn, Marayyyy, Dannni, se extrañaron.
Carlos se ve medio atontado como yo.
Inx la gasta de aquí hasta Uruguay. Es lejos no?
Vero: Primaaa!
Ja, no se salvó nadie, ni los presentes ni los ausentes.

Giselle dijo...

Veroooo, menos mal que agarraste ese 106, el 109 lo esperé una generosa media hora así que te salvaste de un principio de hipotermia. Y qué lástima que agarraste ese 106, me quedé con ganas de seguir charlando, charlando, charlando...

Giselle dijo...

Y apoyo la moción de Carlos de repetir lo antes que se pueda.

Jorge Alberdi dijo...

Hoy me consolé mirando el partido de Argentina,,,
Vero, finalmente, cuál es la cara más linda?
Besos
PS: lo que me gusta, de todos los post y comentarios que leí acerca del evento, es la falta de intelectualización del mismo. ¡Felicitaciones!

Vero dijo...

Sí, Ayd, se extrañaron. Habrá otros para no extrañarlas, seguro.
Uy, Minerva, debés haber quedado azul sin necesidad de efectos de Vadinho. Es que el tipo había parado en cualquier lado para que la princesa subiera, y aunque le hacía que no con la mano él esperaba, viste, me pareció que había que corresponder la cortesía. Pero me da un poco de culpa no haberte acompañado en el proceso de congelamiento.
Jorge, nosotro lo intelectuale somo así. Nos vemos la próxima, así pispea por sí mismo la cara más linda. Y las otras también, che, no me dejen afuera.

Anónimo dijo...

La cara más linda fué la de cada uno que llegaba y ponía gesto de: ahh... están allá.

Omar dijo...

Lo de cara linda no me incluye, estoy muy seguro de eso.
Aunque Inx me señale con el dedo de madraza mandona.
Que se repita.