martes, agosto 29, 2006

Muzzarella tardía

La vez pasada nos dábamos codazos para ver quién llegaba primero a comentar el Pizza con muá. Esta vuelta estuvimos reservados. Por eso me tentaba la idea de escribir sobre una supuesta pelea, bifes en lugar de pizzas, brigadas bordeaux de mozos yendo y viniendo alarmados por la Guerrin, “el responsable” alentando a la horda de gallinas a redoblar la potencia de los picotazos. Ahora ya está, los contertulios me arruinaron la idea dejando testimonio de cuán buena fue esa noche. En gran parte es culpa mía, por lenteja. Yo que quería hacer sentir bien a los pobrecitos que no pudieron o no quisieron ir. Mirá que hay que ser desalmado.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Más desalmada sos vos diciéndonos pobrecitos.

Tino Hargén dijo...

Bien por escribir Vero, y no digas nunca, yo todavía puedo engranar algo sobre el evento, estoy con delayed últimamente.

René, vos no te animaste a venir? Digo si te das por aludido en la broma.

Silvia Sue dijo...

Buena gallina yo, siempre metiendo el pico con antelación. :)

Giselle dijo...

Sí, loco. Qué gente mala, comiendo pizza delante de los pobres.

Anónimo dijo...

Y yo, prohibida por el doctor de comer pizza...Que tal uds empezaren un pizza com mua alternativo, do tipo lechuga con moi?? :)

Anónimo dijo...

Yo creo que, gracias a dios, no todo se supo, no todo fue dicho. ¿Usted se percató de ciertas desapariciones y apariciones "pour la galerie", como quien no quiere la cosa? ¿Qué habrá pasado?¿Qué se habran dicho en bambalinas? En fin... toda crónica es parcial y la cosa no se agota.

Vainilla dijo...

cómo andan las chicas y muchachos? yo me sumo para la tres, prometo. una y una.

Vero dijo...

René, por supuesto, queda informalmente invitado (¿o invitada?, no me queda claro) para la tercera vuelta. Visité su blog, muy pero muy interesante.
Tino, es bastante raro lo que te pasa, considerando lo dicharachero que sos en vivo.
SS, tu metida de pico fue encantadora (es cierto, pero además lo digo por interés, para que me sigas tirando flores o convenciendo a los demás de que soy una).
Mine, me enteré que anduviste enfermucha, andá cuidándote desde ahora para la próxima.
¿No era que por estas fechas venías, Maray? No hay problema por la comida, te llevamos ensalada en un tupper. Total, esta vez sacamos los alfajores sin ningún disimulo.
Ay si las bambalinas hablaran, Carlos…
Te esperamos para las reuniones impares, entonces, Anárquica.
Besos a todos.

Tino Hargén dijo...

Vamos Carlos, agarrá vos el bochín y mandate un relato. Sospecho que hubo una trama secreta -siempre la hay- pero esta vez yo no tengo la posta, confieso que me falta información...

Maray, excusas de la comida nao tem lugar eh! ;-))

René, estás invitado, y muy interesante tu blog

Anónimo dijo...

Tino, me da un poco de miedo meter la pata. Mire que soy mandado a hacer, tanto que hasta ya le encontré el gusto. Pero no, esta vez me abstengo de dar rienda a mi cabecita afiebrada. De lo que no se sabe no hay que hablar.
¿René la de "El caso René"?

Anónimo dijo...

Tino, me da un poco de miedo meter la pata. Mire que soy mandado a hacer, tanto que hasta ya le encontré el gusto. Pero no, esta vez me abstengo de dar rienda a mi cabecita afiebrada. De lo que no se sabe no hay que hablar.
¿René la de "El caso René"?

Bardamu dijo...

¿Tramas secretas? ¿pour la galerie?
¿donde corno estuve yo?
Solo vi una chucarachita kafkiana que corria de acá para allá hasta que un mozo le dió un aplastón ante tres o cuatro pares de ojos impávidos.
Y me comí como media docena de alfajores, pero ni una porción de pizza.
Y -eso sí- disfruté los intercambios verbales y de la simpatía mancomunada de los presentes. Los ausentes mantuvieron un obstinado mutismo. O eso creo. Saludos.

Anónimo dijo...

Adhiero a Bardamu, no entendí un soto y además me siento estafada porque me llevé tres alfajores y socialicé el 50% en el desayuno siguiente.
Yo conocí a un René en uno de mis ciberlaburos. Muy gracioso e irónico, a tal punto que le cortaba la digestión a cualquiera. Será este tu caso, René?
Lamento los enfermos, tímidos, desencontrados e impares. Pero ya nos veremos.
Un abrazo.