jueves, enero 24, 2013

Dirección

Bioy: "Los mejores recuerdos de la vida, los más emocionados, corresponden a películas".
Borges: "Es claro: los más dramáticos, al menos. Están mejor dirigidos que nuestros recuerdos personales".
Adolfo Bioy Casares, Borges

5 comentarios:

Pablo dijo...

Ja. Igual, supongo que depende un poco también de la calidad de los directores que pueblan nuestro imaginario...

Lucía dijo...

El problema a veces, es el casting...

kovalski dijo...

Conocí una persona que hacía listados con las películas que iba viendo en dvd -hacía años que no iba al cine, según él el aire condicionado estaba siempre "o muy bajo o muy alto"-. Cuando un tiempo después revisaba aquellos listados, cada número de la lista, cada título, le retrotraía a un momento de su vida, a un estado de ánimo. Me dijo, ¡ah!, febrero, cuando vi La chica de la fábrica de cerillas, de Kaurismaki, cómo todo parecía oscuro y deprimente, y, sin embargo, ¡oh! -cambiaba de interjección a capricho-, cómo cambió la situación en diciembre, la luz había recobrado su brillo, la fruta sabía de nuevo dulce, fue cuando vi El sabor del sake de Ozu... Yo le dije: ¡Tonterías!¡Lo que cuentas es absurdo! Me contestó de inmediato, muy seguro de sí mismo, como si todo lo vivido con anterioridad no hubiera tenido más sentido que aquella réplica -injusta y desproporcionada-: ¿Acaso no haces tú lo mismo con los libros? Meses más tarde supe por un conocido que había ingresado voluntariamente en el manicomio de Herisau, como Robert Walser. Creo que fue al año de estancia en la institución cuando caí en la cuenta de que esa persona que hacía listados de películas era yo mismo. Un saludo.

Vero dijo...

Pablo, es de suponer ("es claro", hubiera podido decir Borges, y cómo me gusta ese giro, casi se le puede sentir el olor a talco) que los mejores recuerdos tienen que corresponder a los mejores directores. Algo que me gusta de este diálogo es que Borges da otra veulta de tuerca. Donde Bioy dice "los más emocionados" el otro aclara "los más dramáticos", "recuerdos de la vida" se vuelve "recuerdos personales". No es exactamente lo mismo.
Lucía, cuántos que pintaban bien en el casting hicieron mamarrachos en la filmación. Hay que sustraerlos en el montaje.
¡Kovalski! ¡Kovalski! Las personas que dejan de ir al cine por el aire acondicionado, u otras condiciones a las que otros se acondicionan sin problemas, como el murmullo de los otros espectadores -que les llega como estruendo- son con frecuencia los que captan en las películas lo que el resto deja pasar. (Tu relato es maravilloso. Añoro la sensación de leer cada nuevo posteo en tu blog).

C. dijo...

mejor dirigidos... (y mejor actuados sobre todo)