miércoles, diciembre 14, 2011

Oscuro


No tenemos nada que decir, sino que somos lamentables, que hemos sucumbido por imaginación a una monotonía filosófica-económica-mecánica.
Instrumentos de la decadencia, criaturas de la agonía, todo es claro para nosotros, no comprendemos nada. Poblamos un traumatismo, tenemos miedo, tenemos mucho derecho a tener miedo, vemos ya, por más que indistintamente, en último término, los gigantes de la angustia.
Lo que pensamos ha sido ya pensado, lo que sentimos es caótico, lo que somos es oscuro.
No tenemos que tener vergüenza, pero no somos nada tampoco y no merecemos sino el caos.
Agradezco, en nombre personal y en el de aquellos a quienes se distingue hoy conmigo, a este jurado y muy especialmente a todos los aquí presentes.
 
Fragmento final del discurso de agradecimiento de Thomas Bernhard en ocasión de la entrega del Premio Nacional Austríaco de Literatura, 22 de marzo de 1968.

2 comentarios:

kovalski dijo...

"Lo que pensamos ha sido ya pensado", es un pensamiento tan estimulante -al comprobar que no estamos solos,que no somos unos "totalmente incomprendidos"- y tan descorazonador -por la imposibilidad de crear nada nuevo, original-... Igualmente, alguien ya habría pensado esto antes que Bernhard, besos kovalskinos

Vero dijo...

A mí me gustó ese saludo final, tan cordial, después de unas palabras tan tenebrosas sobre sí mismo (dice "nosotros" pero sin dua habla de él). Crea un contraste impactante. Besos.